«

»

(No title)

Definitivamente las estructuras y consecuencias sociales están cambiando, ya no vivimos igual y ya no sentimos lo mismo. Ese primer contacto con alguien ya no tiene como requisito un número telefónico o un “id” como el de ICQ ¿lo recuerdan? Era bastante divertido porque era una comunicación distinta, una sociedad unilineal, solo había una actividad social y era escribir, escribir, escribir y las personas escribíamos, todo el tiempo para todos lados. Ya otros emuladores de redes sociales implicaron métodos de comunicación más rápidos, dinámicos, eficientes, a la moda y otras cosas. El punto es que de pronto llega esta sonrisa a nuestras vidas “Facebook” un divertido emulador de vida, uno ve, comparte, toma, espía, ama y odia un poco dentro de esa plataforma y es divertido porque empieza siendo un lindo juguete pero después se convierte en un apéndice de nuestras vidas, se convierte en una herramienta de almacenamiento de fotos, de contactos, incluso a veces funciona como sustitución del teléfono o del correo electrónico y me parece que resulta una herramienta útil (una herramienta de entretenimiento).

En un sigilo insuperable inicia otro cambio, Facebook comienza a acariciar su trono mientras que todos lo impulsamos cada vez de manera más intensa. El hecho de que Facebook sea un apéndice de nuestras vidas es una idea peligrosa, un tanto impactante pero no es tan preocupante, de la misma manera sucedió con los autos, teléfonos estacionarios, móviles y en el caso de algunas personas los libros también son partes de su estructura y de su vida. Pero el desarrollo de Facebook tuerce su línea de crecimiento y comienza a dirigirse a otro rumbo y con ello arrastra a nuestras vidas, entonces cada vez es más fácil ver gente que ha cambiado el esquema de Facebook como lugar donde pongo las fotos de mi vida, comento sobre las personas de mi vida y escribo sobre lo que pasa en mi vida a un esquema de mi vida es de donde saco las fotos de Facebook, la gente es sobre lo que hablo en Facebook y mi vida es el lugar de donde sale la materia prima para lo que escribo en Facebook, es decir, ¿quién está ahí para quién?. Cada vez es más común ver gente más preocupada en los eventos (de diferente naturaleza) más preocupada por las fotos que va a subir que por lo que está pasando en realidad en el evento. Y el punto es que Facebook no es nuestra vida, solo era un apéndice, y ahora nosotros solo somos un apéndice de ese organismo más grande.

Average Rating: 4.5 out of 5 based on 200 user reviews.

Permanent link to this article: http://blog.carloseduardoleal.com/2011/12/facebook-el-terrible/

4 comments

Skip to comment form

  1. Luis O.

    Ya estaba en una visión desde hace décadas, pero la crítica más dura y mas visionaria fue aquella de los hermanos Wachowski. Empapada de filosofía y tecnología. Es una referencia muy gráfica de la actual dependencia a esta red social llamada Facebook.

  2. Gloria

    A mí me asusta lo de la realidad aumentada, no sólo porque no sé si mi mente pueda con toda la información de la que se le va a cargar, sino también por la desigualdad digital y las brechas generacionales consecuentes.
    Por cierto, ¿qué haces en psicoanálisis? Ese tipo de temas son más o menos la línea del cuerpo académico de Cognición.

  3. Adrian

    Fue deprimente cuando fui a Hong Kong, facilmente el 75% de las personas que estaban a bordo del tren estaban checando Facebook desde su telefono celular.

    En Australia quizá este numero baje hasta 40%. Pero a cambio, en las bibliotecas públicas (donde hay computadoras con internet gratis), todo mundo está en Facebook.

    O sea que se logró el objetivo de meter más gente en las bibliotecas públicas… sólo que unciamente van a checar el Facebook.

  4. Eder

    Yo siento que las redes sociales, antes de ser causa, son consecuencia. Pienso en tu frase del final: “Y el punto es que Facebook no es nuestra vida, solo era un apéndice, y ahora nosotros solo somos un apéndice de ese organismo más grande.” Son un fenómeno que eventualmente sucedería dado que facilita el contacto dado el ritmo de vida. Pero el tipo de personas que antes de internet vivía para mirar su reflejo en los demás antes que para sí mismo, ahora, con Facebook, lo seguirá haciendo.

    Quien antes de Facebook era un apéndice, seguirá siendo un apéndice en Facebook, o en lo que venga después. Facebook es el facilitador. O como dices, la herramienta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>