«

»

(No title)

Ah la televisión, tantos nombres y tantas funciones. Desde medio de comunicación hasta caja idiotizadora, todas sus facetas son adorables. Indiscutiblemente un habitante más en cada hogar y vaya que hogares sin televisión son pocos. Dentro de la gran gama de productos que este artefacto ofrece aparentemente de gratuitos se encuentran la información, el entretenimiento, cultura y sobre todo, el producto más vendido: EL MORBO. Oh sí, toneladas de imágenes, sonidos, historias y miles de mezclas entre estos elementos para generar distintas emociones en el observador.
Debo confesarme gran usuario o victima de este medio de entretenimiento o más bien aniquilamiento cronológico. Generalmente veo documentales, muy pocas series y de vez en cuando, cuando nadie me ve, algún reality show.

Hay algo que particularmente ha captado mi atención y es el fenómeno que llaman “Hoarders” (acumuladores). Son aquellas personas que acumulan objetos sin un orden particular, llegando al punto en el que la comodidad o el bienestar que pretenden alcanzar con esos objetos resulta obstaculizada por los mismos. Es bueno tener un sillón en el cual puedes descansar cómodamente pero tener 30… bueno ya no es tan cómodo. El punto es que me es bastante interesante ver a esa gente y sus problemas, sus ganas de salir de ahí pero al mismo tiempo la atadura que no les permite hacerlo por su propio pie. Puede parecer bastante lógico simplemente sacar lo que no necesitas y limpiar, puede ser tardado aunque suena fácil, pero la verdad es que la dificultad se encuentra en la profundidad de lo individual; acumular objetos es algo más que quitar espacio y, en cada caso, cada persona lo hace por razones distintas. También la solución es diferente para cada persona, cada sujeto debe aprender a abandonar esas cosas que resultan obstaculizantes. Acumular es desprenderse de los seres queridos y sujetarse en los objetos.
Los casos que he visto en su mayoría son mujeres, en soledad, con pérdidas fuertes en su pasado y con sobrepeso. Hay algo que no logra procesarse o ponerse en palabras en cuanto al tránsito de cosas y personas que se encuentran en nuestra vida, no es fácil aceptar que tenemos caducidad como seres vivos o como recuerdos y que incluso nuestros propios recuerdos tienen una caducidad, eso de “dejar ir” es dejarnos ir, incluso a nosotros mismos, desprenderse para estas personas (los hoarders) es desmembrarse, su espacio se convierte en un significante de ellos mismos y ¿por qué seguir hablando de ellos? Estoy seguro de que la mayoría de las personas que leen esto tienen algun objeto inservible que se rehusan a tirar (me incluyo), algo de ropa, un reloj descompuesto, una pluma que no sirve. Son objetos aparentemente inservibles pero que en realidad sólo han cambiado de función.

Average Rating: 5 out of 5 based on 276 user reviews.

Permanent link to this article: http://blog.carloseduardoleal.com/2012/01/hoarders-el-placer-culposo/

2 comments

  1. @marcemars

    Es impresionante ver las casas de estas personas…

  2. Karly

    Yo tengo muchísimas cosas que ya no sirven y no las quiero tirar , tengo todo desordenado y aun así no quiero tenerlas. Me gustan.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>