«

»

(No title)

Esa expresión tan cómica y tan clásica no pudo salir simplemente de la fantasía, es tan real y tan certera que vale la pena dedicarle unos minutos para entenderla mejor.
“Sin querer queriendo” aparece en este viejo programa de El chavo del ocho pero en este preciso instante mi intención es hablar de la frase, no del programa en sí pero es necesario algo de contexto. El argumento “fue sin querer queriendo” lo decía usualmente el Chavo cuando agredía a alguien sin tener la intención de hacerlo; pero ese fino detalle de la intención es también escudriñable ya que gran parte de las bromas del programa tienen que ver con esa falta de intención tan precisa y exacta. Accidentes que dan el golpe justo, palabras que desatan el malentendido y todo es “sin querer queriendo”.
Pero ¿qué pasa si en lugar de pensar en la falta de intención le ponemos una coma? Nos quedaría algo así como “Sin querer, queriendo”. Queda ahí expuesta la ambivalencia del deseo, la posibilidad de desear dos cosas opuestas al mismo tiempo. Todos hacemos cosas sin querer, queriendo. Desde lo que no nos damos cuenta que deseamos hasta lo que no nos atrevemos a desear y curiosamente en ese personaje en particular, “el chavo” regularmente agrede “sin querer, queriendo” a las figuras masculinas adultas. Desde el profesor Jirafales hasta a Don Ramón, dos personajes que tienden a ser particularmente agresivos con él. Ese deseo dual, de estima y desprecio por quien protege y lastima no suena tan ilógico, es una respuesta dual frente a un estimulo dual también. “Sin querer, queriendo”, es muy parecido a amar odiando, son dos intenciones que suelen estar juntas, son diferentes expresiones de una energía bastante parecida y cuando la intención surge en una dirección también hay otra que puede surgir en la dirección opuesta. En ese “sin querer, queriendo” se expone la dualidad entre consciente e inconsciente, estando un deseo del lado de la conciencia y otro tras la barrera que divide ambas estancias (consciente-inconsciente) que forman parte de un mismo sujeto, nosotros somos nuetra parte consciente e inconsciente también.
Sin querer y queriendo son nuestros, queremos y no queremos al mismo tiempo.

Average Rating: 4.8 out of 5 based on 242 user reviews.

Permanent link to this article: http://blog.carloseduardoleal.com/2012/03/fue-sin-querer-queriendo/

2 comments

  1. Adrian

    Jaja interesante reflexión, una coma hace toda la diferencia. Es como aquello de “lástima” y “lastima” jaja.

    Y sin embargo a pesar de que tantos aspectos de nuestro ser son ambivalentes e intangibles, aún así nos gusta considerarnos unánimes, estáticos, concretos…

  2. lolita

    Muy interesante reflexión. Gracias por compartir

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>